miércoles, mayo 29, 2024
Economía

Cinco maneras para cumplir el sueño de tener vivienda propia

Estas pueden variar según la conveniencia, la viabilidad, la iniciativa o los procesos a desarrollar.

Las modalidades de ahorro pueden abrir muchas puertas para que los colombianos puedan invertir en sus metas a mediano o largo plazo. Uno de esos sueños anhelados por muchos es el de tener una casa propia.

Cuando un ahorro se destina para la compra de un inmueble, las opciones para dar el primer paso pueden variar según la conveniencia, la viabilidad y los procesos que hay que llevar a cabo. A continuación, las cinco maneras para que pueda cumplir el sueño de tener vivienda propia:

Cuentas de ahorro programado:

Tenga en cuenta que este tipo de ahorro previo debe realizarse en establecimientos de crédito vigilados por la Superfinanciera, tales como cooperativas de ahorro y crédito, así como multiactivas e integrales con sección de ahorro y crédito vigiladas y autorizadas por el Fondo Nacional del Ahorro.

Aportes periódicos de ahorro:

Estos tienen que ser solicitados en fondos comunes administrados por las sociedades fiduciarias bajo el criterio de que el único objetivo allí del aportante sea adquirir una vivienda. Así mismo, se podrá hacer en fondos mutuos de inversión bajo vigilancia de la Superfinanciera; así como en las cooperativas financieras y en los fondos de empleados vigilados por la Supersolidaria.

Cuota inicial:

Si su ahorro es por medio de cuota inicial, debe hacer abono en el proyecto en el cual se aplicará el Subsidio Familiar de Vivienda y, de igual manera, estar certificado por el constructor u oferente privado, por medio de su representante legal y su revisor fiscal. Es clave que anexe los recibos pertinentes de caja o consignaciones, en donde haya constancia de la fecha de pago de la misma.

Cesantías:

Tiene que estar representado en los depósitos hechos en fondos públicos o privados de cesantías, así como en el Fondo Nacional del Ahorro.

Lote de terreno:

La propiedad debe estar en cabeza del oferente o del postulante del plan de vivienda y tiene que estar libre de condiciones resolutorias y gravámenes, exceptuando la hipoteca.