sábado, febrero 24, 2024
Opinión

Chucho Tajada (con A) y la ‘embilletada’ de los secretarios de Gorky

Hoy iniciamos una serie de columnas (insumo para las ‘ías’) sobre la forma extraña en que la mayoría de los secretarios de despacho de la Alcaldía de Neiva, se enriquecieron en menos de 4 años. En esta primera entrega el ‘homenaje’ es para Chucho Tajada, “el alumno aventajado de Gorky”.

Si hay algo que abonarle a Gorky es que la gente a su lado progresa. Uno de los mejores ejemplos (hay muchos) es Jesús Fernando Tejada, más conocido en la Alcaldía de Neiva como Chucho ‘Tajada’ (con A), ex secretario de Recreación y Deportes de Neiva y actual profesional Universitario adscrito a la Secretaría General, quien en solo unos meses de trabajo pasó, de una vieja y destartalada moto a un BMW clásico; de pagar un arriendo en un popular barrio del sur a una casa propia en el oriente de la ciudad y hasta le alcanzó para regalarle una camioneta a su esposa Alejandra, quien por cierto acaba de ser nombrada en provisionalidad, en la Secretaría General, y hoy funge orgullosa como la asistente de su esposito, el gran Chucho Tajada.

Revisando el inventario de bienes del señor Tajada encontramos el BMW cásico de placa DDE-258, una camioneta KIA Sorento de placa CKZ-771 (la que le regaló a la señora de Tajada) y la casa en el barrio El Tesoro, la que dicen pagó de contado.

¿Y cómo hizo el reconocido parejo del sanjuanero para salir de pobre de la noche a la mañana? Ese es el mejor secreto de los gorkianos, quienes en su mayoría lograron, en menos de cuatro años, lo que muchos tardan toda una vida.

Para el caso, dicen que el señor Tajada consiguió enriquecerse haciendo honor a su apellido (con a). Como secretario de Recreación y Deportes manejó varios contratos grandes como la construcción del Centro de Alto Rendimiento y el patinódromo, entre otros y pues claro… ¡lotería!

Un reconocido empresario que se ganó un contrato en franca lid durante la pasada administración, nos contó que tuvo que desistir del mismo por todas las coimas que le cobraron al inicio de esta Alcaldía. “…por ejemplo, demoraban los permisos para el descargue de materiales hasta que el contratista enviara lo del “peaje”, y pues tocaba, de lo contrario teníamos que pagar varios millones adicionales al transportador por el tiempo que debía estar la tractomula estacionada”, dijo el afectado.

 Y es que Tajada es veterano esa esas pilatunas. En sus inicios en el “negocio” del deporte, armaba campeonatos en los barrios, cobraba a los equipos por la inscripción, pero a veces (casi siempre) no alcanzaba para pagar los premios, y pues ni modos, esa platica se perdía.

Así sobrevivió Tajada, armando campeonatos, bailando reinas y capotando deudas, hasta que se le apareció la virgen representada en Gorky Muñoz.

Tajada llegó a la administración como cuota del excongresista Jaime Felipe Lozada, quien se ganó un espacio en el “corazón” de Gorky al presentarle, en épocas de campaña, a un amigo que le prestó la pendejadita de 3.500 millones de pesos.

El prestamista o “empresario de alto riesgo” es José Gregorio Mardo Mercado, odontólogo de profesión y célebre por ese tipo de “favores” a los políticos en épocas de campaña, quien por cierto en este caso resultó tumbado (a la fecha sólo le han pagado mil de los 3.500 millones de pesos que prestó).

Entonces Pipe Lozada, por ese gran favor, le pidió a Gorky una cuota y el elegido fue Tajada quien resultó ser maestro de maestros, alumno aventajado que hace honor a su apellido (con A). Dicen que fue tal el descaro de Tajada en su paso por la Secretaría de Recreación y Deportes que escandalizó al propio Gorky (imaginemos eso), tanto así que decidió cambiarlo de puesto, aunque la verdad, más que castigo, el cambio para Tajada fue un premio.

Gorky mandó al ratón a cuidar el queso. Como profesional universitario adscrito a la Secretaría General, lo tiene apoyando la organización del Sampedro y pues nuevamente ¡lotería!, ahora con la anuencia de Marieta, la jefe de Cultura.

Cuentan que en las rondas sampedrinas es Tajada quien escoge los jurados, obviamente para tener el control y manipular las elecciones. Recordemos el escándalo de los reinados Popular y Señorita Neiva (intrigas, amenazas y claro, todo se monetiza). El descaro mayor llegó a tal punto que siendo funcionario activo (secretario de despacho), bailó a una reina nacional y nuevamente… ¡lotería! La reinita ganó como por arte de magia.

En otro caso -dicen los parejos- la coordinación falló y por eso fue troya. Tajada comprometió la corona con Jhon Jarvi Sierra y Marieta con Camilo Lebrón (uno de los dos no pudo coronar la vuelta).

Son tan pilos y visionarios que el secreto a gritos de las últimas semanas es que ya tenemos Reina Nacional del Bambuco. Será la señorita Boyacá, quien por cierto es más opita que la achira, pues de Boyacá solo tiene la partida de nacimiento (hace 15 años vive en Neiva). La muy bella candidata es la “consentida” de mustafá (léase Gorky Muñoz), quien ya dio línea para garantizar que la corona y el cetro sea de la bella Yomar.

“La Tajada no es solo en el reinado, también en la inscripción y elaboración de las carrozas, mejor dicho, cobran ‘peaje’ por todo”, nos dijo un gestor cultural, quien dice que esta administración es un completo dolor de cabeza para los artistas y gestores culturales, que en muchos casos esperan el San Pedro como única opción de empleo y sustento del año.

Pero no quiero ser injusto. Indudablemente Tajada es maestro de maestros, pero no es el único que se ha enriquecido en el presente cuatrienio, la lista es larga y se las estaré contando en este mismo espacio.

Germán Hernández Vera
El principal temor de los corruptos es el periodismo imparcial.