martes, mayo 21, 2024
ActualidadPolítica

A Casagua también le gusta contratar con El Charco (Nariño)

Pareciera que el alcalde Casagua no aprendió la lección, o peor aún, decidió seguir los mismos pasos que llevaron a su antecesor, el poco célebre Gorky Muñoz, ante la Fiscalía.

Me refiero a la extraña -por no decir oscura- contratación de una mujer identificada como Betty Angulo García, profesional en Contaduría, en la Dirección de Gestión Catastral. Hasta ahí todo normal, pero al revisar la información personal de la “doctora Betty” -así le gusta que le digan- resulta que es nacida en El Charco, el mismo municipio nariñense de donde llegaron los contratistas que tumbaron a Neiva durante la pandemia. ¿Ironía o una burla descarada a los neivanos?

Me tomé el trabajo de revisar el proceso de contratación de la doctora Betty y encontré que en el documento “Declaración de bienes y rentas” omitió deliberadamente consignar su verdadero lugar de origen (el que aparece en la cédula), presentando falsamente haber nacido en “San Andrés de Tumaco”. ¿Acaso teme la estigmatización que para los neivanos acompaña el nombre de su pueblo natal? O peor aún, ¿pretende ocultar sus “conexiones” con los oscuros intereses que operan desde esa región? (léase los amigos de Gorky que parece, ahora también son amigos de Casagua).

En este proceso hay muchas cosas que no suenan tan santas y otras que reflejan el descaro y cinismo del alcalde, quien no pierde oportunidad para criticar la administración anterior, denunciando torcidos y desfalcos que, según dice, llevaron a Neiva al borde de la quiebra. Pero sus acciones contradicen sus palabras, o como decía mi abuela, “con el codo borra lo que hace con la mano”. ¿Cómo es posible que, tras condenar las acciones de gobierno de Gorky Muñoz, ahora recurra a personas como Betty Angulo, quien trabajó durante tres años con Gorky, fue empleada de confianza del mismo Gorky que dicen fue el alcalde que dejó en la ruina a Neiva? ¿Tiene eso alguna coherencia, o por lo menos una explicación? Personalmente no la encontré.

Y seguí revisando documentos y me encontré con otra perla que podría titular: “La metamorfosis de Betty Angulo García”. Resulta que mientras trabajó con Gorky (3 largos años) Betty fue “Especialista en conflictos” -eso dice su contrato- y ahora, bajo el mando de Casagua, es experta en catastro, una adaptabilidad que personalmente me asombra.

Entonces surgen algunas preguntas: ¿Qué papel desempeñaba realmente Betty en la administración de Gorky Muñoz? ¿Acaso su labor como «especialista en conflictos» era ser enlace entre los contratistas torcidos de El Charco y la Alcaldía de Neiva?

Neiva no olvida el caso de los mercados comprados a una fundación radicada en El Charco, Nariño, por la administración de Gorky, la que dejó, además de procesos penales para el entonces alcalde y sus funcionarios, hambre entre los más pobres.

Y me siguen surgiendo preguntas: ¿Acaso Casagua no aprendió la lección? ¿O es que simplemente ignora las advertencias del pasado y le da lo mismo la suerte que puedan correr los recursos de los neivanos, esos mismos  que lo eligieron? No podemos permitir que la sombra de la corrupción siga oscureciendo el futuro de Neiva. Germán Casagua debe rendir cuentas y explicar sus decisiones. Es hora que exijamos transparencia y honestidad. El destino de Neiva está en juego, no podemos permitir otros cuatro años de mal gobierno.

Germán Hernández Vera
El principal temor de los corruptos es el periodismo imparcial.