lunes, julio 15, 2024
OpiniónPolítica

La hipocresía del Pacto en el Huila

Para no creerlo. Wilker Bautista, el candidato a la Alcaldía de Neiva por el gorkismo, no solo tiene el aval del muy poderoso Roy Barreras -la mano derecha del presidente Petro- también tiene el apoyo de una fracción representativa del Pacto Histórico en el Huila, esos que rasgan las vestiduras diciendo que Gorky es corrupto, pero que ahora “aman” a Wilker.

Y la prueba se materializa en la solicitud de aval que acaba de radicar Wilker Bautista al Pacto Histórico, la carta en la que pide que sea el partido que llevó a Petro a la presidencia de la República el que lo avale para llegar a la alcaldía en remplazo de su jefe y mentor Gorky Muñoz.

Carta de solicitud enviada por Wilker Bautista a las directivas del Pacto Histórico en el Huila donde solicita alianza programática y política para las elecciones locales a la alcaldía de Neiva (2024-2027)
Radicado vía Email de la carta de solicitud enviada por Wilker Bautista a las directivas del Pacto Histórico en el Huila donde solicita alianza programática y política para las elecciones locales a la alcaldía de Neiva (2024-2027)

Pregunté a unos integrantes de Pacto y me dicen que por allá no quieren a Wilker. La primera pregunta que surge es. ¿Usted pediría el aval en un partido donde no lo quieren? Obviamente no, entonces la misiva es la confirmación que en el Pacto (por lo menos una fracción significativa) sí lo quieren y hasta lo están apoyando, lo que se constituye en el mayor acto de hipocresía de la izquierda en Neiva.

Wilker Bautista en una de las reuniones de coordinación logística brindando apoyo al Pacto Histórico

Y no es que Gorky se les haya metido, lo más triste es que Pacto buscó a Gorky, le abrió la puerta y lo dejó que infiltrara su gente, incluido Wilker, lo que sucedió durante la segunda vuelta presidencial.
Fue Petro quien le pidió apoyo a Gorky por intermedio del todopoderoso Roy Barreras y pues Gorky, ni tonto que fuera, se fue de cabeza a ayudar, y de paso se coló y se quedó, como lo hicieron Orlando Beltrán y Hernando Ruiz López.

Fotografía de una de las visitas de Wilker Bautista a Roy Barreras en la ciudad de Bogotá que dan cuenta de la cercana relación entre el Pacto a nivel Nacional y el candidato del Gorkysmo.

Gorky puso todo su equipo a disposición de la campaña presidencial, además porque no tenía otra opción, pues la otra campaña era la de Federico Gutiérrez, cuya fórmula vicepresidencial fue Rodrigo Lara Sánchez su enemigo político.

Gorky delegó al propio Wilker para que coordinara los apoyos políticos y logísticos. Fue Wilker el que movió a los líderes y el que cuadró el transporte para llevar a los simpatizantes de Gorky a votar por Petro, tanto así que la representante Leyla Rincón y los directivos de Pacto, Orlando Beltrán y Armando Cuéllar, se sentaron con Wilker para coordinar la logística del día electoral, incluso -nos cuenta un triste integrante de Pacto- las reuniones se realizaron en el quinto piso de la Alcaldía de Neiva.

Wilker posando con la gorra del Pacto Histórico en una de las reuniones de coordinación en el Huila.

Y les tengo más. Miren la similitud de algunas piezas gráficas de la campaña de Wilker cuando empezó a perfilarse. No son los colores de la bandera gay, son los colores y hasta la tipografía del logo de Pacto. ¿Será eso una coincidencia? Yo no creo, incluso en la campaña de Petro estuvieron de cabeza varios de los asesores de imagen de Gorky (los de las bodegas), ayudando en la estrategia de deteriorar la imagen de Fico y Lara.

Logo inicial de la campaña de Wilker a la alcaldía de Neiva.

Claramente estamos hablando de la trepada de Wilker, paradójicamente gracias al Pacto Histórico, a la izquierda hipócrita que habla de corrupción pero que por debajo de la mesa apoya al candidato del corrupto.

Otro dato. Un grupo de empresarios cercanos a Germán Casagua (el Gorky gomelo) acaba de hacer una encuesta para medirle el aceite a su candidato y quedaron asustados. Casagua apenas llegó a un tímido 24%, con el ingrediente más nefasto, el segundo es Wilker, el candidato de Gorky, con el 10%. Jorge Andrés Géchem se desinfla con apenas el 7%, seguido por Yilbert Saavedra que acaba de levantar la mano y ya logró 5 puntos, lo que significa que su aspiración empieza a crecer.

Acá el más feliz es Gorky, que contra todos los pronósticos está metiendo en la pelea a su pupilo. Si esto sigue así, apague y vámonos.

Germán Hernández Vera
El principal temor de los corruptos es el periodismo imparcial.