sábado, febrero 24, 2024
Política

La suerte de los perdedores y el triunfo esperado de Casagua

A 15 días de las elecciones regionales, esta es, desde mi perspectiva, la radiografía de lo sucedido en la carrera por la alcaldía de Neiva. Lo de Casagua era previsible; lo de Osorio, una sorpresa; lo de Wilker y Amín, un castigo; y lo de Yilber, una incoherencia. Es claro que los simpatizantes de cada uno pueden no estar de acuerdo, pero esta es mí opinión.

Germán Casagua Bonilla: 57,076 votos

Su victoria no fue una sorpresa. Se convirtió en alcalde con una baja votación, inferior a la obtenida por sus predecesores Gorky Muñoz y Lara Sánchez. No se esperan grandes logros de su mandato, ya que al igual que Gorky, llega a saldar las deudas de dos campañas poco austeras. Además, hereda un municipio endeudado y con recursos limitados. Se rumora que quien realmente gobernará será su padre, un veterano político, exconcejal de Neiva, a quien no recuerdan con agrado. Esperaremos la conformación de su gabinete para evaluar la situación, pero reitero que no tengo ninguna expectativa positiva, sigi creyendo que serán otros cuatro años de atraso para la ciudad.

Héctor Javier Osorio Botello: 18,550 votos

Osorio fue el gran ganador después de Casagua. Con una campaña corta y recursos limitados, logró el segundo puesto, venciendo a la maquinaria de Gorky con Wilker, la de Olave, el empresario millonario con Yilber y la del «capital extraño» de Amín. Osorio demostró ser un «animal político», pero su reputación de incumplido le jugó en contra. Aceptó su papel en la oposición, pero dudo que lo cumpla, y predigo que pronto estará aliado con Casagua y, como siempre, todos estarán «felices». Héctor Javier será recordado como el candidato que rompió el patrón, aquel que asegura que el segundo en votos será el próximo alcalde; claramente, eso no ocurrirá.

Jorge Andrés Géchem Artunduaga: 14,466 votos

Su mayor logro fue conseguir el apoyo de Wilmar Elí Charry para su campaña. El joven delfín, hijo del líder Jorge Eduardo Géchem, comenzó bien, pero le pasó factura su cercanía pasada con Gorky, tanto que siempre lo etiquetaron como el «Plan B» del alcalde. Creo que negar el apellido de su padre en la campaña pudo haber sido otro error grave. Jorge Andrés, al no alcanzar la segunda votación (su principal objetivo), se aleja de la posibilidad de ser alcalde de Neiva.

Wilker Bautista Macías: 13,044 votos

Wilker fue quizás el mayor perdedor de la contienda. Se pensaba que, por ser el candidato del alcalde, arrasaría en las urnas, pero no fue así. Se dice que el alcalde, al notar que su candidato no despegaba, prefirió mantenerse al margen y no invertir más recursos en la jornada electoral. La maquinaria falló, la soberbia lo afectó y, en algunos momentos, la falta de trabajo. Recordemos que Wilker ya había perdido unas elecciones en su Algeciras natal y ahora en Neiva, lo que significa un revés político significativo (muerte política dirían otros).

Yilber Leandro Saavedra: 12,646 votos

Su agresiva campaña llamando «ratas» a quienes no estaban con él no funcionó. Se presentó como alguien impoluto, pero perdió credibilidad cuando salieron a la luz pública los problemas legales (investigaciones por siete delitos) de su financiador y mentor, el «empresario de alto riesgo» Felipe Olave. Yilber pudo haber llegado al Concejo de Neiva o incluso a la Asamblea, pero su ambición lo llevó a un final prematuro en una carrera política que tenía potencial para el éxito. Su mayor error estuvo claramente en la estrategia agresiva de campaña. Llamar «rata» a todo el mundo no fue efectivo. Por ahora, seguirá a la sombra de su cuestionado mentor; quizás en el futuro logre un escaño en el Concejo o incluso la alcaldía en su natal Algeciras.

Edison Amín Losada Perdomo: 12,106 votos

Más conocido como «El concejal de las manzanas» por los audios que lo implicaron en la elección cuestionable de contralor y personero durante la alcaldía de Lara Sánchez. Su derrota electoral confirma que Neiva no ha olvidado que fue él, como concejal de Neiva, quien permitió el contrato desfavorable de alumbrado público con la empresa de Alfonso del Cristo ‘El Turco’ Hilsaca (investigado por paramilitarismo). En ese momento, su capital creció de manera sospechosa. Neiva sigue preguntándose quién o quiénes financiaron su costosa campaña, pero como dice el refrán, «blanco es, gallina lo pone y frito se come». Se dice que se está preparando para ser candidato a la Cámara por la ASI, pero dudo que tenga éxito, lo que probablemente sería su segundo fracaso y el fin anticipado de su carrera política (otro con muerte política).

Germán Darío Rodríguez: 12,076 votos

El popular Chicho llevó a cabo una campaña ordenada. Al final, el impulso proporcionado por Lara (su compañero de fórmula para la Gobernación) le ayudó; de lo contrario, su votación habría sido muy pobre. Se dice que intentará nuevamente, y tiene todo el derecho, pero sinceramente no parece tener la fuerza necesaria para dirigir un municipio con tantos problemas como Neiva. Aún pesarán en su contra los contratos otorgados a personas cercanas cuando fue gerente de Aguas del Huila.

Dagoberto Marín Fernández: 1,018 votos

Si alguien lo conoce, me gustaría saber algo sobre él. En estos días, probablemente esté buscando cómo pagar la multa impuesta por el CNE a los candidatos que no alcanzan el mínimo de votos.

Wilmar Elí Charry: 741 votos

Nunca entenderé esta candidatura. A pesar de ser copropietario de la emisora con mayor audiencia en el Huila, nunca superó el 1% en las encuestas. Creo que la política no es lo suyo.

Votos en Blanco: 14,777 votos

Estos fueron los grandes ganadores. Superaron en votos a 8 de los 10 candidatos en la contienda, confirmando la insatisfacción de los neivanos que, a pesar del gran número de candidatos, no encontraron una opción adecuada.

Germán Hernández Vera
El principal temor de los corruptos es el periodismo imparcial.