domingo, febrero 25, 2024
Política

Los «palos» en la elección del pasado 29 de octubre

Como en todos los comicios, siempre se presentan sorpresas, los llamados «palos» que nadie espera, pero que terminan ganando contra todos los pronósticos y encuestas.

En el caso del Huila, los «palos» se registraron en seis municipios, en algunos con tanta extrañeza (caso Pitalito y El Agrado) que los segundos se quedaron con la papayera, el sonido y el guaro listo. (El problema de ensillar la bestia sin comprarla).

Claramente, el más sorpresivo se dio en Pitalito. Tanto los politólogos más avezados como las encuestas, tanto serias como no serias, como la del Diario del Huila, daban por ganador a Franky Alexander Vega Murcia, el muy poderoso conservador; sin embargo, la unión de Yider Luna con Sergio Zuñiga, segundo y tercero en todos los sondeos, terminó derrotando la maquinaria goda que parecía inatajable.

Yider Luna consiguió 29,288 votos (52.71%), mientras que Franky Vega Murcia apenas llegó a los 22,767 (40.97%). La elección en el Valle de Laboyos dejó una lección a todos los políticos: «Si se dejan los egos a un lado y se unen esfuerzos, los segundos y terceros pueden derrotar cualquier maquinaria».

La segunda gran sorpresa se presentó en el municipio de Palestina. Allí el gran ganador fue Juan Diego Pineda Rodríguez con 2,360 votos (34.15%), seguido por Leidy Johana Pérez Coy con 2,157 votos (31.21%). Lo extraño es que ningún sondeo daba por ganador a Juan Diego Pineda; incluso en la que más lo favoreció, lo daban como cuarto, convirtiéndose en uno de los palos más representativos de la jornada.

El otro palo de la jornada se dio en Algeciras. Todas las encuestas, sondeos y comentarios daban como gran favorito al médico Alexander Moreno; sin embargo, el ganador fue el liberal Alexander Martínez Ballesteros con 5,597 votos (50.69%).

El médico Alexander Moreno, contra todos los pronósticos, apenas consiguió 4,836 votos (43.80%). En el pueblo atribuyen la derrota del médico a la «guerra sucia» que se registró, en especial en redes sociales, algo que también se presentó en la contienda por la Gobernación.

En el municipio de Colombia también hubo sorpresa. El gran favorito, Robinson Hernández (RH), terminó cuarto. Allí ganó Arbey Vargas Manguera, liberal, con 1,853 votos (37.94%), seguido por Cristian Fabian Ramírez Triana, conservador, que logró 1,194 (24.44%).

En Guadalupe, el pueblo también terminó sorprendido. Ganó Alberto Toledo Ramos con 3,652 votos (41.72%), cuando el gran favorito en todos los sondeos era Oscar Fernando España Algecira, que apenas consiguió 2,961 (33.82%).

Pero de todas, la más grata sorpresa se dio en el municipio de El Agrado, donde la decencia derrotó a la corrupción. Allí ganó María Nelffy Rincón Méndez con 2,863 (47.90%), seguida por Waldina Losada Vega 2,613 (43.72%). Recordemos que Waldina enfrenta un proceso penal por corrupción y era la candidata del actual mandatario, también cuestionado por su pésima gestión; detalles que merecen una columna exclusiva. La ganadora es una profesional decente a quien le auguro éxitos.

Otros datos: en Pital ganó el candidato de Cambio Radical, Carlos Alberto Rodríguez, por apenas 112 votos al Liberal Omar Gaitán. Y la elección más reñida se dio en Íquira, donde Rubén Darío Castro logró ganar la alcaldía por apenas 15 votos. El perdedor, quien seguramente quedó listo para la próxima, fue Jaime Humberto Toro de Colombia Renaciente.

Germán Hernández Vera
El principal temor de los corruptos es el periodismo imparcial.